26.3.13

Había una vez una Vulca

Domingo 10 de marzo, Pichilemu. Salimos bien temprano para aprovechar el último día con Sebastián, el "conductor" durante ese fin de semana. Antes de empezar el viaje, necesitábamos buscar una gomería. Después de dar unas vueltas y preguntar, llegamos a la "Vulca" o Vulcanización (así se llama, en Chile, a las gomerías)

Había una vez una Vulca

Desde el auto, cuando vi el lugar, me pareció demasiado prolijo para ser una gomería. Y cuando me bajé y escuché música de Peter Gabriel dije: de verdad esto es una gomería?? Agarré la cámara de fotos y sin saber que iba a escribir un post en el blog, saqué fotos sólo para mostrar a la vuelta y para contar que había estado en una "gomería rara", llena de cuadritos y sin fotos de chicas desnudas.

Había una vez una Vulca

Había una vez una Vulca

Había una vez una Vulca

Héctor, el dueño de la Vulca, es un artista. Y un artista famoso en Pichilemu. Hace sus cuadros con todos los tornillos, clavos, metales y cosas que saca de las ruedas.

Había una vez una Vulca

Había una vez una Vulca

Había una vez una Vulca

Mientras trabajaba, nos fue contando su amor por lo que hacía y lo que quiere a cada uno de sus cuadros. Le pregunté si los vendía y me dijo que no, que el amaba esos cuadros y que solo los regalaba (había regalado uno a un alemán) si sabía que la persona que lo iba a tener, lo iba a querer y cuidar mucho. En broma, cuando dijo los dos lugares donde había cuadros suyos, dijimos (o dije, ya no recuerdo): "en Rosario no hay".

Había una vez una Vulca

Miró los cuadros y bajó uno mientras me decía bien claro que le prometiera que lo iba a "amar" (esa fue la palabra). Después sacó de su mesa un anotador para que le dejara mis datos y me explicó que ese del cuadro pintando, al pie del árbol, era él. Todo un personaje Héctor!!!

"Cerro de la cruz" [Detalle •]

Había una vez una Vulca

Intercambiamos direcciones, prometí cuidar su cuadro y ponerlo en un lugar especial de mi casa, nos sacamos la foto y nos despedimos para seguir con el viaje.

"Cerro de la cruz"

Nota al margen: el cuadro pesa una tonelada y apenas subí al auto pensé cómo iba a seguir mi viaje una semana más y cómo iba a subir y pasar eso en el avión...
En el bolso de mano no se puede tener nada, ni cremas, ni desodorantes, tijeras, etc, etc. A un chico adelante mío, le sacaron el encendedor. Yo pasé con una "centena", creo, de clavos, tornillos, un vidrio de 3 mm y un marco de madera pesadísimo. Tranquilamente podría haber hecho desastres, si uno lo piensa con la cabecita de un loco, no?
Todavía no entiendo cómo son los controles, lo único que hizo un policía mientras yo cargaba las cosas, fue leer mi nombre en la etiqueta del embalaje. Ahí sí, cuando escuché "Georgina Matich... ajám" dije: chau, mi cuadrito queda en Chile. Pero no, se ve que le llamó la atención el nombre solamente.

Ahora tengo que buscarle su lugar. El peso y la incomodidad de traerlo valieron la pena. No me voy a olvidar nunca de Pichilemu, Héctor y su vulca :)


14 comentarios:

  1. Cosas locas (?) que pasan, o no tanto. Héctor, un groso :)

    ResponderEliminar
  2. Qué buena anécdota! Esas son las cosas más lindas de viajar, conocer gente como Héctor! Pedazo de cuadro te trajiste... justo cuando veía los clavitos me preguntaba cómo hiciste para pasar por seguridad! Se que ese cuadro estaba destinado a estar en Rosario, y no hay explicación racional que supere su destino, jajaja

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito Georgina. Trabajé hace unos buenos años atrás muy cerca de Pichilemu y mi ruta de viaje los domingos era ir hasta allí y pasear por la playa y sus calles. Es muy bonito el lugar, aunque se vio muy afectada después del terremoto. Igual sigue siendo un lugar bello! esa vulca no la conocí, pero por hay muchos artistas ocultos, silenciosos que hacen maravillas...y bueno, una realidad común en todos los pueblos.
    Gracias por esta entrada que me acercó esa tierra linda.

    ResponderEliminar
  4. Me encantaron la historia y el cuadro!
    En Chile pinche goma y costo un monton encontrar la vulcanizadora (seria porque buscabamos una gomeria? ya ni me acuerdo...)
    Un groso Hector, si algun dia ando por sus pagos, espero acordarme de esta historia y pasar a chusmear el taller del "Picasso de Pichilemu" :)

    ResponderEliminar
  5. Chile y sus encantos...Pichi lugar inolvidable desde ahora no?
    Conozco Chile, y me traje otro tipo de arte..Mi marido..ajjaj
    besis Georgi

    ResponderEliminar
  6. georgina querida!!! que viaje tan hermoso hiciste!!! se te nota en las fotos lo bien que la pasaste!!!!!!!!!!!!!!!!!estuve viendo el flickr....qué fotazasssssssssssssssss!!!!!!!!! qué lugares!! que gente tan encantadora!!!!!!!!!!!!!!y que decirte de la top model divina en lo de chichiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!! diosa total georgi!!! me encanta verte tan tan linda y bien! besos enormesssssssssss y todo todo mi cariño!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Uau!!Georgina que lujo!! Increible que pudieras pasarlo además! Una de esas historias para contar y contar!!! besos!

    ResponderEliminar
  8. AMÉ ésta historia! de ésas para no olvidar! increíble una gomería de arte!!
    Un lujo tener ésa obra de alguien tan especial ,no?

    ResponderEliminar
  9. Me encantó, de esas historias que ves por la tele! Hermoso el cuadro Georgina!

    ResponderEliminar
  10. Nahhhh increíble. Que sea una gomería, el trabajo hermoso de Héctor...y que te dejen pasar sin ningún tipo de problema jajaja. Historia completa. Me encantó :o)

    ResponderEliminar