30.11.12

Mi Finisterre

En una cajita

Lo que me quedó de vos entra en una cajita muy chiquita, lo ví estos días. Pero vos estás conmigo siempre y ocupás mucho más que una cajita chiquita.
Si es como pienso, y me podés ver y escuchar, sabés que hace un tiempo empecé o retomé mejor dicho, mi Camino de Santiago. Me estás acompañando. Yo también sé que voy a ver el sol esconderse en el mar, que voy a llegar a Finisterre.


Simetrías [329•366]

Anoche me encontré con el libro de Clarice Lispector, Revelación de un mundo. Siempre lo tengo a mano. No quería leer nada en especial, lo abrí en cualquier página para ver qué me tocaba. Y era esto:

".... El estado de gracia del que hablo no se usa para nada. Es como si viniera tan sólo para que se sepa que realmente se existe. En ese estado, además de la tranquila felicidad que irradia de personas y cosas, hay una lucidez que sólo puedo llamar leve porque en la gracia todo es tan, tan leve. Es la lucidez de quien no adivina más: sin esfuerzo, sabe. Sólo eso: sabe. No pregunten qué, porque sólo puedo responder del modo infantil: sin esfuerzo, se sabe.

En el estado de gracia se ve a veces la profunda belleza, antes inalcanzable, de otra persona.

Es bueno que no venga tantas veces como yo querría. Porque podría habituarme a la felicidad -olvidé decir que en el estado de gracia se es muy feliz.

Se sale del estado de gracia con el rostro límpido, los ojos abiertos y pensativos y, aunque no se haya sonreído, es como si el cuerpo todo viniera de una sonrisa suave. Y se sale mejor criatura de lo que se entró.
... se aprende a amar más, a perdonar más, a esperar más. Se pasa a tener una especie de confianza en el sufrimiento y en sus caminos tantas veces intolerables."

[Estado de gracia (fragmento). Revelación de un mundo. Clarice Lispector]

1 comentario:

  1. En algún lugar, alguien debe estar sonriendo.

    Todo lo que no entra en la cajita vuelve fresco en la madeja en la que siempre, siempre aparece :)

    ResponderEliminar