11.6.12

De novela

De novela

El año pasado, unos días después que me separé, entre las cosas que recibí para "distraerme", estaba este libro: Rosas Colombianas de Ana María Bovo. Me lo prestó mi mamá.
Me lo llevé a la cama y como hago con todo lo que leo, primero leí la contratapa, después los datos de la edición: año, editorial, diseño de tapa, etc, etc... Después comencé a leer y ahí vino mi sorpresa y lo que les voy a contar.


En los 90, creo que era el año 94, dieron una novela que se llamaba Café con aroma de mujer. Nunca fui muy novelera, no tengo paciencia para seguir una tira, menos si es diaria. Pero con esa novela, no sé que pasó. Yo esperaba la hora para instalarme en el sillón y verla. Me gustaba todo, era como leer un buen libro, en dos minutos estaba metida dentro de la historia: me gustaba la música, sentía los olores y me emocionaba con todo lo que le pasaba a los protagonistas. Por una hora estaba metida en los cafetales de Colombia. Sí, de verdad, eso sentía. Era raro, porque insisto, nunca había seguido una novela, menos si era de afuera, pero ésta tenía algo que me había atrapado y no me la perdía por nada del mundo. No me quería perder ni los títulos porque me parecía hermosa la música también.
[Nota al márgen: ahora que pienso, el protagonista era rubio. Nunca me gustaron los rubios pero hacía poco que me había peleado con uno. (Cosas que pasan jaja) A lo mejor lo que me gustaba o quería era que Gaviota (la protagonista que tenía un pelo hermoso con rulos como siempre quise tener) terminara feliz con el rubio, ya que yo no había podido hacer lo mismo. jajaja ]
Pasaron los meses, los capítulos y como corresponde, vino el final. Ese día, a esa mismísima hora yo tuve una entrega de la facu, o rendía un exámen o no sé qué (de la bronca no lo recuerdo)pero me lo perdí. Así es, me lo perdí y aunque pasaron años nunca me olvidé que me había perdido el final de esa novela. Ni siquiera podía preguntarle a alguna amiga porque no la veía nadie, sólo yo. Y en esa época no se repetían los capítulos finales de las novelas, menos ésta que la debo haber visto yo y alguna otra loca suelta. (eso pensaba yo) No estaba muy equivocada porque cuando alguna vez en alguna charla de mujeres salía el tema "novelas" y hablaban de cuáles habían visto, yo decía el nombre y me miraban con cara de nada.
Como se imaginarán, si antes no seguía novelas, después de lo ocurrido dije que nunca más me iba a enganchar con nada. Y si llegaba el final no me iba a importar perdermelo.


Volvamos a la cama, cuando empecé a leer la novela que les conté al principio. Primera página:

Rosas colombianas. Las conocí viendo la telenovela Café con aroma de mujer.
En el último capítulo, mi heroína entró a la iglesia con una corona de pimpollos que, apretaditos y en fila, le ceñían la cabeza. Cuando el sacerdote dijo, por fin, "Puede besar a la novia", ella giró la cabeza buscando los labios del novio. En esa oscilación del beso, la cámara se acercó desde atrás, muy despacio, y dejó ver que la corona se abría sobre la nuca en dos rosas maduras, muy abiertas. Durante el beso, se desprendieron unos pétalos. Pocos. Cayeron rodando sobre el ripio del tul ilusión, hasta detenerse en el ruedo del vestido. Pero uno -un pétalo solo-, por efecto de la brisa que soplaba en la iglesia de puertas abiertas, rodó sobre sus bordes hasta posarse en el hueco de una loseta de arcilla. Esas losetas que en el horno de ladrillo se cuecen desparejas: una parte se inflama y la otra se hunde. En ese cuenco rojizo se alojó con gracia el pétalo blanco de la rosa colombiana.
Y yo no pude verlo.
Me lo contó Betty, una chica jovencita oriunda de Catamarca, muy suave, muy silenciosa, que trabajaba en casa. A las catorce y cincuenta y nueve nos cruzábamos en el comedor diario para ir cada una a su lugar.
Ella la veía en el televisor de su dormitorio y yo, en el living comedor.
..........
Nunca me había entusiasmado tanto con una telenovela. Durante ocho meses tuve una certeza al despertarme: entre las tres y las cuatro de la tarde iba a sentirme bien. Y justo vine a perderme el último capítulo.


[Fragmento de la novela Rosas Colombianas, Ana María Bovo]


Se imaginan mi cara y mi emoción cuando leía ésto. Hablaban de MI novela, a la protagonista del libro le había pasado lo mismo y pensé enseguida que a la autora seguramente también le había gustado la novela. Quién iba a escribir ésto sin haber visto aquella novela???
Largué el libro, subí a prender la compu y busqué en "San Youtube": Café con aroma de mujer. Para mi alegría aparecieron los videos de todos los capítulos para ir viendo de a uno. Ni lo pensé, puse agua para hacerme unos mates y me senté cómoda a mirar TODA la novela. Obviamente que esa noche no la pude ver toda, ya era tarde. Pero durante tres días, a lo mejor cuatro, me olvidé de mi dolor y me metí otra vez en los cafetales con Gaviota. Lloré un montón, ya no sabía si lloraba por mí, por el momento feo que estaba pasando o porque Gaviota no se había encontrado con su rubio. Pero lloré y estuvo bárbaro y más cuando pude ver AL FIN el final!!!

Hace un mes, Natalia, subió a su muro de FB un video de la novela y decía: "Si alguna no estuvo perdidamente enamorada de Sebastián Vallejo Cortez, que hable ahora o calle para siempre ♥". Otra vez me emocioné!!! Había una loca más que había visto la novela y encima era mi amiga!!! jajajaja
El sábado fue su cumpleaños, así que viajé a Junín para el festejo. Apenas bajé del colectivo tenía una bolsita para mí con caramelos media hora y el cd con la música de Café con aroma de mujer.

Cuántas vueltas, no? El día que me perdí el capítulo final ni me imaginé de qué manera iba a terminar mirandolo.

Alguna vez voy a viajar a Colombia y voy a dar vueltas cantando fuerte como Margarita Rosa de Francisco :)










28 comentarios:

  1. Qué loco todo! No vi la novela y tampoco leí el libro pero después de leerte me dieron muchas ganas (de las 2 cosas!) Sí conozco Colombia y te puedo decir que es un país para enamorarte!
    Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maru, si podes mirala. A lo mejor yo le puse mucha emoción pero de verdad me encantó verla. Y el libro también.

      Eliminar
  2. yooooooo, yooooo vi esa novela sentadita al lado de mi abuela :) me muero de la emoción!!! incluso tengo el cd original porq me encantaba la banda de sonido!!! me muerooooo, la voy a ver por la web de nuevo! q lindo recuerdo, me acuerdo q cuando a Gaviota le salía algo mal yo pasaba el resto de la tarde muy triste!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo puedo creer!!!!!!!!! jajajajaajaja Ese CD es el que me grabó mi amiga, hace dos horas que estoy con Gaviota a full!!

      Eliminar
  3. Ayyyy si habré gritado (y moqueado, más de una vez) cantando las canciones de la Gaviota! Tan linda, tan enamorada, tan desencontrada con Sebastián hasta el último minuto... ufff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaa gracias Pé!!!! Estoy feliz con mi CD!!!

      Eliminar
    2. y se acuerdan del malo malísimo, era el hermano de sebastián? o era el primo? se acuerdan del de barba...era malísimo! y cuando la Gaviota se quedó sin trabajo y tuvo que vender enciclopedias? bbuuuffff, si habré sufrido!!!

      Eliminar
    3. jaajajaj!! y yo me acuerdo que a la mama de la gaviota fue a la primer persona que vi enrollar las toallas para guardarlas!!!!! yo siempre las doblaba...!

      Eliminar
    4. jajajajaja que suerte! No me siento tan loca! Yo guardo las toallas enrolladas desde ahí!

      Eliminar
  4. Querida Georgis!! Aca presente otra loca mas!!!! Abril tenia un año y meses, creo; yo tampoco fui ni soy novelera (hasta que hace dos años me desternille de risa junto a mis hijas con Doña Barbara!) pero a la Gaviota no me la perdía! Le hacía dormir la siesta de tres a cuatro, creo, y sufría a mares si se despertaba cinco minutos antes porque tenía que correr a llevarle su mema de tecito y me perdía el final del capitulo. Y cuando viajamos en camioneta al sur con Mike, me conseguí una de esas teles chiquitas que se enchufan al auto para poder seguir viendola fuera donde fuera!!! Pero ahora que pienso, creo que yo tampoco vi el último capitulo, porque no me suena para nada....tendré que buscar en youtube!!!
    Ya está! Lo conté solo por vos!! ajajaj!!!!! besotes!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y teníamos que encontrarnos todas acá che!!! jajajajaaja Había algo que nos unía y era la Gaviota!!!!

      Eliminar
  5. Ay, ¡¡tantos años pensando que yo era la única que NO había visto la novela esa!! Posta, yo conozco bocha de gente que SÍ la veía, así que no me sorprende encontrarme tantas fans en tus comentarios :) Y seguro que vas a recibir más comentarios todavía ;-)

    Decía (?) no vi la novela pero con tu relato ahora me dieron ganas, ¿tan buena está, che? Voy a tener que corregirme.

    Lo que sí sentí es todo eso que describís, pero con series, que para mí eran como novelas en su momento... y bueno, era adolescente y el canal Sony se había convertido en la Biblia de las series para mí. ¿Cómo olvidar el final tan ansiado de Dawson's Creek? que, obviamente, no pude ver en vivo y tuve que ver en repetición no sé cuántos días después...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustó mucho cuando la ví hace años y el año pasado. Y eso que tenía miedo que me pareciera vieja y aburrida pero no, me encantó y encima me fui durante cuatro días y algunas horas a un lugar mucho más lindo. :)

      Eliminar
  6. Georgina!! sabés cuantas veces quise ser Gaviota! nunca me perdía un capítulo, no estabas sola en la locura de ver la novela Colombiana.
    Más de una vez vi algunos capítulos en Internet, y me sigue gustando!!! ...

    ResponderEliminar
  7. qué loca la forma en que te enteraste del final!!
    Esa novela la miraba mi abuela Negra (que era reee novelera) y mi viejo, en su lugar de trabajo. Sí, mi viejo.
    Yo solo recuerdo la canción, "mmm, volei volei, ialolei ialo lei... eeees por eso que estando contigooooo mesientoenplenoveraanooo, llegando a las puertas del cieelo y de tu maaaano, de tu maaaano ohhhhh ohhhhhhh"
    no me puedo acordar como se llamaban!
    (era esa? ufa, ahora me confundo!)

    ResponderEliminar
  8. Hola Georgina!! Acá en Mar del Plata también la daban y yo no me perdía un capítulo,me gustaba todo,desde la música, los paisajes colombianos increíbles y porsupuesto el protagonista(esto entre nos, que no se entere mi marido,jajaja!!!)Voy a tratar de conseguir el libro que vos leiste,seguro me va a gustar.Besos desde esta ciudad balnearia,con mucho frío esta noche....María del Carmen.

    ResponderEliminar
  9. Hola! yo que soy colombiana doy fe de que nadie se perdía la novela, nadie! nunca la vi completa, pero las canciones aún suenan al final de la fiesta cuando todo el mundo está contento y algo alicorado y por supuesto todo el mundo canta. Esa novela marcó un punto muy importante en Colombia.

    Que bueno que la disfrutaste, depronto me prendo a Netflix para verla completa.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. jajajajajajaja! que buenisima historia!
    yo soy otra loca (ya no se si suelta, porque veo que somos muchas) que la vio entera y 2 veces!!! (cuando me fui a vivir a Israel hay un canal que pasan solo novelas y subtituladas, asi que me la vi otra vez!)
    Gaviota di-vi-na!! siempre! en los cafetales, d secretaria y super ejecutica ... capa! me encato esa novela!

    abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Yo tampoco me engancho con las novelas, y menos si son extranjeras. Pero a esta la veia religiosamente... hasta que consegui laburo y tuve que salir a trabajaaaarrr!!! noooo!!! me perdi la mitad de la novela con todo el dolor, porque tampoco tenia a nadie que la viera por mi :( Ahora, gracias a San Youtube voy a poder saldar mi deuda.
    Gracias por el recuerdo!!
    Beso con abrazo

    ResponderEliminar
  12. Mi tía veía esa novela!!! Sí! ME reacuerdo.
    Me gustó el gesto de tu mamá =)

    ResponderEliminar
  13. Georgina, yo veia la novela, pero recuerdo que comenzaba con un tema de Donato y Estefano que se llama "Sin ti".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que soy una experta en la novela jajajajaja les cuento que el tema de DOnato y Stefano fue un cambio que se hizo sólo en Argentina. La novela afuera no tenía esa cortina musical en la presentación.
      Me alegra un montón saber que eramos muchas!!!!! jajajaja

      Eliminar
  14. Mi querida Pierina, llevo una semana entera tratando de leer esta entrada, no se por qué motivo me salía error al tratar de leerla... pero hoy pude hacerlo.
    Cuando vi que hiciste la entrada, precisamente yo estaba con el pc en frente, pero a la vez con la tv encendida y adivina viendo qué???. Café con aroma de mujer, yo la vi todita en Colombia, pero aquí en un canal chileno la están dando de nuevo y cuando por casualidad lo supe no pude dejar de estar a las 2 pm en punto frente al tv atenta y feliz.
    Amo a mi amado país Colombia y todo lo que me recuerde su gente, su cultura y todo lo demás.
    Que bueno que pudiste ver el final luego de algunos años, y que aun la recuerdes con tanta fuerza, verdaderamente no hay como estar entre un cafetal, ver a los recolectores y las chapoleras, pero sobre todo poder degustar un exquisito café colombiano!!!
    Un abrazoteeeee,
    Pilita

    ResponderEliminar
  15. Hola Georgi, tanto tiempo !! te cuento que gracias a vos llegué a gabriela margall y ahora me voy a comprar este libro. No vi la novela,qué lástima ! pero me viene bárbaro el dato del libro. Si tenés ganas y tiempo mandame un mail y contame qué más leíste en este tiempo. espero que andes bien. Muy linda la foto con tu papá !

    ResponderEliminar
  16. Después de este post, me dije a mi misma que no podía pasar más tiempo sin ver la novela. Eso hice, y toodo el tiempo me acordé de ti. Siento el paso del tiempo, no solo en la moda de ese entonces, ni de lo viejos que se han vuelto los actores, sino sobretodo en la forma de comunicarse. Estoy segura que Gaviota y Sebastián no hubiesen tenido tantos problemas si existieran los celulares y los emails, jajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar